Naturaleza: Un ingrediente clave para la Salud y la Felicidad

DSCF3439.JPG

“El espíritu humano necesita lugares donde la naturaleza no ha sido reorganizada por la mano del hombre” Autor desconocido.

Estuve disfrutando el fin de semana con mi familia realizando camping. Regularmente vamos de camping una vez al año, más ó menos durante la semana de acción de gracias, escapando de la abundancia de comida y del delirio de compras que se contradice con el punto de estar agradecidos por lo que tenemos (completamente otro tema).

Tengo que admitir que estuve un poco preocupada en adherir otro camping más en nuestro calendario, especialmente considerando el corto fin de semana y el esfuerzo de empacar y desempacar que esto desarrolla. Opte simplemente en adquirir cabañas (cama doble sencilla y electricidad) en lugar de nuestra usual tienda de campaña que normalmente realizamos para ahorrar tiempo y espacio en nuestro auto. Nuestro lugar de campamento era accesible solamente por barco, así que, tuvimos que llevar lo necesario con nosotros el fin de semana, incluyendo las bicicletas y toda nuestra comida y elementos de cocina. Tengo que decir que todo lo planeado, empacado, y los esfuerzos de carga y descarga fueron completamente valiosos!

Consciente, Presente, y Satisfecho

Lo que más amo acerca de camping es estar afuera el día entero, solamente ingresar para sacar implementos o ir a dormir. Nosotros cocinamos, comimos, hablamos, jugamos, reflexionamos, exploramos, nos sentamos, y nos entretuvimos al aire libre. Igualmente tuvimos que caminar, montar en bicicleta, para ir al baño, botar la basura, conseguir leña, o hielo, y hasta estuvimos remando en canoa para ir algún sitio. Todo lo que realizas toma más esfuerzo y conciencia de cada momento. Te convierte en ser más intuitivo. Tú tienes que encender fuego para poder comer, así que solo necesitas comer cuando realmente estás con hambre! Tú tienes que estar alerta y pendiente por donde pisas para que no te atravieses con culebras ú otras criaturas, como también de osos o cocodrilos (por lo menos aquí en Florida) alrededor tuyo. Tus sentidos están tan alertas que puedes inmediatamente sentir cosquillas de una araña o insecto arrastrándose en alguna parte de tu cuerpo antes que puedan picarte. Tú estás viviendo el momento presente.

Esto es lo opuesto a un día típico nuestro, en el cuál gastamos gran parte de nuestro tiempo adentro, encerrados, y muchos de nosotros sin tener una ventana como beneficio. Realizamos la gran mayoría de nuestras actividades adentro, incluyendo actividades físicas en muchos casos!. En nuestras vida diarias, nosotros no tenemos que caminar mucho para obtener lo que necesitamos en muchos casos manejamos un automóvil donde quiera que vayamos. No tenemos que estar alertas a nuestro alrededor o mirar cada paso que damos. Muchos de nosotros perdemos las sensaciones de nuestro propio cuerpo…. Nos olvidamos de comer, no nos damos cuenta cuándo estamos satisfechos y cuándo comemos demasiado, no nos damos cuenta de que nuestros cuerpos se vuelven rígidos de estar tanto tiempo sentados, y

Que generalmente perdemos las señales sutiles de un pronto dolor de cabeza ú otra dolencia.

El estar al aire libre y el solo hecho de estar sentada sentí la satisfacción . No es a menudo que estamos “existiendo” en lugar de estar “haciendo”. Lo mejor de todo, mis hijos no preguntaron si podían jugar electrónicos ó utilizar el computador (tal vez porque ellos sabían que eso no eran opciones). Ellos nunca dijeron que estaban aburridos, el cuál es un milagro! Ellos encontraron diversión con ramas de los arboles caídas, encontrando nuevas ideas de aventuras en el juego. Ellos encontraron belleza en plantas, árboles, insectos, animales, hasta en algas. Mi hijo le comentó al guarda bosques que apenas aprenda a manejar, él le gustaría volver al campamento nuevamente ( él nunca ha dicho eso acerca de los parques de atracciones!)

“Naturaleza no se apresura, pero todo lo demás se logra.”

-Lao Tzu

Menos estrés, Mejor humor, Mejoría de sueño

Cuando me encontraba en el bosque, inmediatamente me sentí relajada y mi vida se miraba más sencilla de lo que creía ser en la mayoría de los días. Soy más tolerante en cosas, en gente, y en ruidos (el cuál es mi mayor problema de enojo). Mis tendencias con mi DOC /TOC (Desorden/Trastorno obsesivo compulsivo) inmediatamente mejoraron y el mundo se miraba ir más lento. No tenía que trabajar tan duro para invocar emociones positivas en la cara…ellas solamente aparecían. Las cosas que normalmente me asustaban ó incomodaban no me molestaban para nada. En este paseo, diariamente me tomaba la ducha en compañía de una rana verde que me miraba a menos de un pie de distancia y sintiéndome honorada de que dicha rana no saltara ó escapara de las duchas! Mi ciclo de dormir inmediatamente se reajustó y me iba a la cama temprano, cuando la oscuridad del anochecer aparecía, y me levantaba temprano sin tener que utilizar la alarma del despertador, en orden de disfrutar las maravillas que el amanecer y la luz del día nos brinda. Los chirridos del sonido de los insectos en la noche creaban melodías que me ponían a dormir como si fueran un arrullo de mis épocas en mi niñez.

Estar al aire libre con la naturaleza nos deja exponernos al brillo de la luz que aumenta nuestros niveles de serotonina, el químico de sentirnos bien en nuestro cerebro. Así sea cuando estamos afuera en la naturaleza en pleno invierno o en un día nubloso, estamos expuestos al brillo de la luz solar en lugar que cuando estamos dentro de nuestras oficinas o encerrados en nuestros aposentos o ambientes. El aumento de los niveles en serotonina están asociados con el aumento de los niveles de felicidad y bienestar, como también la disminución de los niveles de estrés. Esto puede tener un impacto de una manera positiva en nuestra salud física y mental.

Estudios sostienen que los niños aprenden mejor cuando están en salones de clase al aire libre y me aventuro a decir que más reuniones al aire libre en el trabajo podría resultar con mejor productividad, magnificas ideas y mejor humor!

De ahora en adelante realizaré un esfuerzo para estar más a menudo como un hábito diario al aire libre con la naturaleza. Así sea el sentarme afuera en el patio de mi casa para trabajar en mi computador o realizar algún tipo de ejercicio al aire libre en lugar de estar dentro de casa ó en el gimnasio. Tomaré los grupos con los cuales estoy trabajando en el salón de reuniones, así sea por una sesión de el día, y los llevaré al aire libre más a menudo (más naturaleza, menos presentaciones de diapositivas!). Me aseguraré de que mis hijos jueguen al aire libre más a menudo, como la manera que lo hice cuando era una niña. Realizaré una nueva aventura al aire libre mensualmente para mi familia y la pondré en el calendario de actividades. Y finalmente, me aseguraré que iremos a campar en el bosque por lo menos dos veces al año!


Featured Posts
Recent Posts